Ser un surfista apasionado cuando no vives junto al mar – Rural Surf

Cuando eres un surfista apasionado y tienes la suerte de surfear cuando quieras, el círculo está completo, bueno, casi. Pero a veces, no importa cuánto te guste surfear, simplemente no puedes surfear tan a menudo… porque estás estudiando en una gran ciudad, o tienes un gran trabajo lejos del océano, o estás enamorado de alguien que tiene un gran trabajo lejos del océano, o cualquier otra razón que sea 100% aceptable y no te impida ser un surfista apasionado. Sé que muchos de ustedes se reconocerán aquí y entiendo totalmente el problema. Yo mismo pasé por algo como esto hace unos años, atrapado en una gran ciudad, luchando con estudios difíciles, buscando cualquier señal que me recordara el océano en cada esquina de las calles, contando los días que me traerían de vuelta. mi tabla. Pero al final, con unos pocos pasos hacia atrás, me di cuenta de que no era tan terrible y que puedes amar totalmente el surf sin meterte en el agua todos los días, ¡aprecias aún más cada sesión cuando solo tienes unas pocas! ¡Aquí hay algunos consejos para ayudarte a aguantar!

Deshazte de todo y muévete a la costa.

Si el surf es toda tu vida y no estás feliz de poder hacerlo, entonces solo puedo animarte a hacer todos los cambios necesarios para tener la vida que sueñas. Múdate a Bali, transfiérete a un lugar más cercano al océano, deja a tu novio que no te comprende y vete a vivir en la carretera en tu camioneta, pase lo que pase, si es la única condición para tu felicidad y satisfacción, entonces adelante. ! Pero asegúrese de saber en qué se está registrando, muchos lo hicieron antes que usted y puede parecer un sueño en Instagram, pero a veces la realidad no es tan glamorosa.

Sonreír y aguantar

Por otro lado, si tu situación es temporal y necesaria, como los estudios por ejemplo, existen muchas alternativas para ayudarte a sobrellevarla. Organiza pequeños viajes de surf con la mayor frecuencia posible, encuentra amigos surfistas con los que compartir tu frustración, aprende a andar en patineta y navega por tu ciudad en tu tabla, etc. Tenga en cuenta que los estudios (o algún trabajo) solo duran un tiempo, y estará tan feliz de tener un trabajo que le guste una vez que se gradúe, incluso podría estar viviendo junto al océano, ¡quién sabe!

Escapar de vez en cuando

Para todas las demás situaciones, todavía hay fines de semana, días festivos y… ¡Instagram (#lo siento, no lo siento)! ¿Tienes un gran trabajo en París y te sientes muy frustrado por no poder surfear? Planifica un viaje de surf en pleno invierno a un destino tropical con olas perfectas y escápate a surfear 6 horas al día mientras todo el mundo se congela en Francia (¡y los que viven en la costa también!). ¿Te sientes un poco deprimido y extrañas el océano? ¿Por qué no ir a Bretaña el fin de semana, hacer surf, probar el kitesurf o comer crepes de caramelo salado frente al mar?

Entrena duro para surfear mejor

El surf puede ser muy exigente a veces, especialmente en invierno, y cuando no surfeas a menudo, puede ser muy frustrante no poder disfrutar plenamente de tu sesión porque te cansas rápidamente y te falta entrenamiento. ¡Si no sabes surfear, aún puedes entrenar para ello y prepararte para esas tan esperadas sesiones! Correr, nadar, hacer ejercicio, tienes muchas opciones para mantenerte en forma y prepararte para luchar contra las fuertes corrientes, remar en olas poderosas o tomar tu ola número 30 ¡sin perder los brazos!

Da un paso atrás

Finalmente, no confíes en lo que ves en Instagram, la vida de algunas personas en la costa parece un sueño, pero a veces la verdad es muy diferente. Mercado laboral duro, inmuebles muy caros, estallido total de pueblos costeros en verano, etc. Sin olvidar que vivir en la costa no significa surfear todo el día, las obligaciones laborales y familiares son las mismas que en cualquier otro lugar, y no es raro perderse una buena sesión por trabajo o una cita. La vida en la costa es un estilo de vida muy especial que puede no ser adecuado para todos. La mayoría de las actividades se ralentizan significativamente durante el invierno, muchas empresas y viviendas están cerradas, dando la impresión de un pueblo fantasma, cuando en verano la población alcanza su punto máximo y esta superpoblación no es fácil de manejar en su vida diaria (sin mencionar el grandes lugares de surf concurridos).

Si aquellos que viven junto al océano a menudo parecen privilegiados, no todos podrían o querrían vivir esta vida. No importa a dónde te lleve la vida, lejos del océano o justo al lado de él, no debería impedir que te guste surfear y meterte en el agua siempre que puedas 😉

¿Y tú, dónde vives?


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *